¿Por qué la teledetección es tan fiable para medir calidad ambiental en ciudades?

  • enero 31, 2019

Hace un tiempo os contábamos algunas curiosidades sobre la teledetección y su relación con el trabajo de Green Urban Data. Ahora, queremos explicaros la razón por la que utilizamos esta fuente de información. Y qué la hace tan fiable.

La teledetección es la tecnología que permite la adquisición de información a distancia. Es decir, a través de la detección de la radiación natural reflejada o emitida de un objeto aportando datos del territorio de forma rápida, exacta y fiable. Incluso más que los métodos tradicionales.

La teledetección se lleva a cabo, entre otros, con satélites

Así, se pueden obtener imágenes de grandes áreas de La Tierra, incluso las más inaccesibles. También, la teledetección permite la observación periódica de las mismas, detectando variaciones y siguiendo su evolución en el tiempo. Sin necesidad de grandes inversiones en tiempo y dinero como con los métodos tradicionales (sensores o medidas in situ).

La teledetección puede llevarse a cabo con diversos métodos: astronaves, aviones, barcos y satélites. Este último elemento es el que utilizamos en Green Urban Data para monitorizar las ciudades.

La teledetección en el sector medioambiental

Poder volar un dron de forma automática, y además hacerlo a baja altura, posibilita la ortofotografía de alta resolución. De hecho, de muy alta resolución. Además, los Modelos Digitales del Terreno (MDT) de gran precisión permiten crear escenarios 3D para simular la aplicación de actuaciones. Por ejemplo: inspección de infraestructuras, control de vertidos, canalización de agua, control de inundaciones, mapeo de sombras, medición de masa forestal, …

En Green Urban Data utilizamos los datos LIDAR, por ejemplo, para el mapeo de sombras en los municipios o la clasificaciones de superficies (suelo, vegetación baja, vegetación alta, edificios, etc.)

Por otro lado, el índice NDVI (Normalized Difference Vegetation Index) nos indica cómo está trabajando una zona verde en términos de producción fotosintética. Es decir, conocer la calidad de la vegetación urbana.

Además, en el sector forestal, los satélites complementados con las imágenes térmicas permiten optimizar varios parámetros especialmente interesantes en la lucha antiincendios.

¿Qué satélites utilizamos en Green Urban Data?

La fiabilidad de los datos recogidos por satélites está fuera de dudas. La NASA, el programa espacial europeo Copernicus, “Roscosmos” (el programa ruso), todos ellos emplean satélites con diferentes finalidades.

Dada nuestra ubicación y accesibilidad a los datos, Green Urban Data utiliza, principalmente, los datos de tres satélites: MODIS Aqua, MODIS Terra y Landsat 8 de la Nasa y Sentinel 2 de la ESA (European Space Agency).

MODIS Aqua y Terra

Los satélites MODIS Aqua y MODIS Terra facilitan 2 datos diarios de cada punto del planeta. Un dato diario y otro dato nocturno. Pero ¿qué tipo de información facilitan? Los datos proporcionados por ambos satélites permiten una mejor comprensión de aquello que ocurre en la tierra, el mar y la atmósfera. Para Green Urban Data resultan indispensables en el estudio del efecto de isla de calor urbana ya que ofrecen datos diarios de la temperatura superficial de la tierra.

Landsat 8

Por otro lado, el satélite de la NASA Landsat 8 incorpora algunas ventajas frente a sus “hermanos” pequeños. Este último cuenta con dos nuevas bandas espectrales. Por una parte, la banda azul profundo que resulta útil en el estudio de costas y recursos hídricos. Y, por otra parte, para la detección de cirrus (tipo de nube). Sin embargo, para nuestra herramienta utilizamos principalmente los datos de las bandas infrarrojas (cercanas, lejanas y térmicas) para estudiar y evaluar las temperaturas de las ciudades.

Sentinel 2

Finalmente, el programa Copernicus se ha propuesto vigilar el medio ambiente desde el espacio. Para ello, ha lanzado una serie de satélites, entre ellos el Sentinel 2. Estos satélites europeos nacen como complemento a los Landsat de la NASA. Así, Green Urban Data combina los datos de temperaturas proporcionados por unos, con los de calidad de vegetación de éstos para crear una herramienta de monitorización y evaluación urbana.

En pocas palabras la teledetección, y en concreto los satélites, ofrece infinidad de datos que, combinados, son claves en la mitigación y adaptación de las ciudades al cambio climático. Green Urban Data ha creado el software que aglutina esta información y la pone al servicio de la Administración para facilitar la toma de decisiones. Para Planes de Adaptación, planificación de infraestructura verde, transparencia a la ciudadanía… los datos proporcionados en todos los casos son objetivos, rigurosos y precisos.

Así, la herramienta Green Urban Data se convierte en un aliado para todos los municipios del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.