Biodiversidad urbana: ¿tu municipio cómo anda?

  • mayo 7, 2019

¿Te imaginas un parque en el que no se escuche el trinar de los pájaros? ¿o uno sin flores? ¿sin abejas ni hormigas? Nuestros nietos podrían llegar a no conocer a estas y otras especies.

Los polinizadores son parte fundamental para la continuidad de la biodiversidad urbana

No es cuestión de ser alarmistas, pero un nuevo informe de la ONU alerta de la extinción de más de un millón de especies por el Cambio Climático. Las ciudades también se ven afectadas por esta pérdida de la biodiversidad que supone un desgaste de “nuestras economías, medios de vida, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida en todo el mundo» según palabras del presidente de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios del Ecosistema (IPBES).

¿Qué puede hacer mi municipio?

Es necesario que, desde los niveles locales hasta los estatales, se establezcan políticas y se adopten estrategias para proteger esta biodiversidad. España, a nivel estatal, se ha unido al acuerdo para salvar la biodiversidad junto a otros países europeos. Pero, también los municipios a título particular pueden llevar acciones a pequeña escala. Como la generación de nuevas infraestructuras verdes urbanas, o la mejora de las ya existentes. Hoy en día, es posible evaluar el estado de parques y jardines urbanos para conocer la calidad de su vegetación. Y, además, mejorarla en caso necesario, para que se conviertan en santuarios urbanos para especies como el gorrión (especie urbana por excelencia) o el halcón (especia no urbana).

Los gorriones son parte esencial de la  biodiversidad urbana
Los gorriones son parte esencial de la biodiversidad urbana

Vegetación como solución para la biodiversidad

Lo hemos repetido en incontables ocasiones, y lo seguiremos haciendo porque, las ciudades verdes son las ciudades del futuro. Las zonas verdes urbanas proporcionan numerosos beneficios para todos los habitantes de las urbes. Trabajan como reguladores de la temperatura frente al efecto de isla de calor. También tienen un poder “terapéutico” ya que, como han demostrado estudios de todo el mundo, suponen un bálsamo contra el estrés y la ansiedad.

Calidad de la vegetación del antiguo cauce del Turia en Valencia con el visor de Green Urban Data

Si a ello unimos el poder que tienen como refugio para la biodiversidad, comprendemos que el cuidado y mantenimiento de las zonas verdes urbanas supone importantes ventajas en la mejora de la calidad de vida de los habitantes de todas las especies de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.