Contaminación lumínica: ¿demasiada luz en tu municipio?

  • junio 4, 2019

La contaminación lumínica es uno de los tipos de polución más extendidas del planeta. Hoy, por el Día Mundial del Medio Ambiente, queremos dedicarle un espacio para entenderla mejor.

Las ciudades son las principales emisoras de contaminantes en general. De hecho, son las productoras de más del 70% de la contaminación mundial y, entre los contaminantes que más emiten las urbes, están los relacionados con las luminarias.

Contaminación lumínica ¿sabemos qué es?

Qué es la contaminación lumínica es un tema bastante debatido. Por resumir y mezclando la definición científica con la dada por otras disciplinas como las ingenierías: la contaminación lumínica es el efecto que se produce por la reflexión de la luz artificial de las ciudades, carreteras, etc. emitiendo un exceso de luz hacia el cielo. Lo que provoca que más del 80% de la población mundial no podamos ver las estrellas.

Vista de la contaminación lumínica de España
Vista nocturna de España desde el espacio

Cuando vemos el planeta desde el espacio, la cara que deberíamos ver oscura cuenta con millones de puntos luminosos que se corresponden con los núcleos urbanos. En el caso de España, ciudades con Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza o Bilbao son fácilmente identificables.

Cómo se mide y cómo combatirla

La contaminación lumínica se ha estado monitorizando desde la NASA desde hace años. En concreto, el satélite VIIRS lleva recogiendo imágenes desde 2012. La medición de este contaminante se hace en radiancias (vatio por estereorradián por metro cuadrado). Es decir, la extensión del halo de luz. Y, aunque no hay un mínimo recomendado establecido, podría considerarse “perjudicial” valores superiores a las 20 radiancias.

Escala de radiancias
Escala de radiancia

Son múltiples los estudios alrededor del mundo sobre los efectos que este tipo de polución tiene en los biorritmos de los seres humanos y la biodiversidad planetaria en general.

Por estos estudios, y por la concienciación creciente sobre nuestro impacto en el medioambiente son muchos los municipios que han comenzado a cambiar sus luminarias por LED.

Las lámparas led son aquellas que emiten luz blanca o azul, más dirigida y con menor consumo resultando en iluminación más eficiente.

Desde Green Urban Data, utilizando las imágenes proporcionadas por los satélites de la NASA, podemos localizar las áreas más contaminadas por el uso ineficiente de las luminarias públicas. En la imagen de Valencia puede verse en rojo la zona urbana que presenta altas radiancias y, en verde, las zonas de huerta que carecen de iluminación.

Vista de la contaminación lumínica de Valencia con la herramienta Indicadores Ambientales
Vista de la contaminación lumínica de la ciudad de Valencia

El uso de iluminación ineficiente conlleva un mayor gasto para las arcas públicas (se estima cerca de los 1000 millones de € anuales). Además del consiguiente deterioro y pérdida de la biodiversidad del territorio.

Efectos

Como hemos comentado, la contaminación lumínica tiene efectos nocivos en los seres vivos. Los biorritmos se ven alterados, especialmente por la luz azul, repercutiendo en la salud. Por ejemplo, estudios han demostrado que la falta de sueño provocada por las pantallas led está directamente relacionada con problemas de salud como obesidad, estrés y ansiedad.

Pero los seres humanos no somos los únicos que sufren los efectos de este tipo de contaminación. Se ha comprobado que los patrones migratorios de algunas aves se han visto modificados, así como los patrones de reproducción. También las relaciones cazador-presa.

Soluciones

Con herramientas como la desarrollada por Green Urban Data es posible monitorizar diferentes parámetros medioambientales urbanos como la contaminación lumínica, la calidad de la vegetación o la absorción de CO2 de las zonas verdes urbanas. De este modo, la planificación y gestión medioambiental urbana se convierte en una tarea más sencilla.

Además, algunas pequeñas modificaciones en la utilización de las luminarias públicas y el consumo en el ámbito privado pueden resultar en grandes cambios en el medio ambiente. Recuerda que #cadagestocuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.